Alhóndiga Bilbao, Azkuna Zentroa

Project by Philippe Starck

Es un orgullo haber participado en el importante proyecto europeo para el Centro de Sociedad y Cultura Contemporánea de Bilbao que lleva nada más y nada menos que la firma del famoso arquitecto Philippe Starck! Myrtha Pools, gracias al diseño y a la funcionalidad de su exclusiva tecnología, ha realizado dos piscinas para el entrenamiento de los ciudadanos de la ciudad vizcaína. Ambas las piscinas tienen una especial estructura desbordante diseñada por Philippe Stark con un acabado en piedra natural. Pero la peculiaridad de estas piscinas son las grandes claraboyas colocadas en el fondo que convierten el “Atrio de las Culturas”, situado 16 metros más abajo, en un verdadero escenario. Sólo con levantar la vista, se puede admirar a los nadadores que fluctúan literalmente en el techo de la entrada. Un sueño hecho realidad gracias a la firmeza y a la ligereza de la exclusiva estructura modular en acero inoxidable de Myrtha.

 

Descubra más, lea la descripción del proyecto a continuación…

Es un orgullo haber participado en el importante proyecto europeo para el Centro de Sociedad y Cultura Contemporánea de Bilbao que lleva nada más y nada menos que la firma del famoso arquitecto Philippe Starck! Myrtha Pools, gracias al diseño y a la funcionalidad de su exclusiva tecnología, ha realizado dos piscinas para el entrenamiento de los ciudadanos de la ciudad vizcaína. Ambas las piscinas tienen una especial estructura desbordante diseñada por Philippe Stark con un acabado en piedra natural. Pero la peculiaridad de estas piscinas son las grandes claraboyas colocadas en el fondo que convierten el “Atrio de las Culturas”, situado 16 metros más abajo, en un verdadero escenario. Sólo con levantar la vista, se puede admirar a los nadadores que fluctúan literalmente en el techo de la entrada. Un sueño hecho realidad gracias a la firmeza y a la ligereza de la exclusiva estructura modular en acero inoxidable de Myrtha.

 

Descubra más, lea la descripción del proyecto a continuación…

El proyecto

La antigua alhóndiga de vinos y aceite edificada a principios del siglo XX bajo el proyecto del arquitecto bilbaíno Ricardo Bastida se caracteriza por su estilo modernista. Después de su cierre, en 1999 fue declarada “Bien de Interés Cultural” pero fue sólo en 2010 cuando el proyecto liderado por el arquitecto Philippe Starck vio la luz para convertirse en un magnífico centro cultural y deportivo de 43.000 m2 abierto a todos los ciudadanos.

Si las fachadas de la Alhóndiga, ahora llamada Azkuna Zentroa (en honor del médico y exalcalde de Bilbao Iñaki Azkuna) han sido solamente rehabilitadas, es en el interior donde ha habido más cambios. La creatividad y funcionalidad de las piscinas Myrtha no son el único rastro del diseño italiano. Los tres cubos construidos en el interior se sostienen gracias a 43 pilares – diferentes por materiales y modelos – diseñados por el escenógrafo italiano Lorenzo Baraldi y fruto de los artesanos provenientes de Milán, Florencia, Roma y Eibar. Entre dos de estos cubos, se puede ver la piscina desde abajo a través de unas claraboyas que evocan las originales de la vieja Alhóndiga.

En cuanto a los espacios cabe destacar la Mediateka, una biblioteca de 4.000m2 de tres plantas que incluye 70 mil títulos entre libros, revistas, películas y videojuegos. El cine, las salas de exposiciones, los bares de tapas y un restaurante completan la oferta cultural y eno-gastronómica. Bajo el lema “mens sana in corpore sano” no podía faltar un gimnasio de 2.700m2 y, en la cuarta planta bajo una capa de vidrio, las dos piscinas realizadas por Myrtha y climatizadas gracias a los 200m2 de placas solares. Además de las actividades de agua clásicas se pueden practicar también aguadanza, aguapilates, aguaboxe, natación para discapacitados y natación preparto. Porqué el agua es nuestro primer elemento, y las piscinas Myrtha nos lo recuerdan a la perfección. En la misma planta se encuentran una terraza panorámica de la ciudad, que en verano se transforma en un apreciado solárium enclaustrado por unos arcos con un sabor casi metafísico.